lunes, 25 de noviembre de 2013

Denuncias de fraude y fuerte presencia militar en las elecciones de Honduras

La presencia militar ha sido considerable durante toda la jornada electoral.
Hoy se están conociendo los resultados de las elecciones celebradas durante la jornada de ayer. Primeras elecciones en las que se rompía el tradicional bipartidismo omnipotente en el país centroamericano y en las que estaba en juego la restitución de un verdadero sistema democrático encarnado por Xiomara Castro, esposa del depuesto presidente Manuel Zelaya y candidata del partido Libre.

Antecedentes

El 28 de junio de 2009, el Presidente Electo de Honduras, Manuel Zelaya fue depuesto por un golpe mediático-militar después de que intentase impulsar una consulta destinada a que el pueblo decidiese sobre la necesidad o no de convocar elecciones a una Asamblea Constituyente para reformar la constitución.

Pocos días antes del 18, Zelaya ordenó al ejercito la distribución de las papeletas y las urnas necesarias para llevar a cabo esta consulta. Algo a lo que el jefe de las Fuerzas Armadas, Romeo Vásquez Velásquez se opuso, por lo que fue destituido por el Presidente. Inmediatamente los jefes de las fuerzas aéreas y de la Marina dimitieron de sus cargos en apoyo a Velásquez.

Pocos días después, la Corte Suprema, que había declarado ilegal el referéndum, acuso a Manuel Zelaya de traición a la patria y emitió una orden de busca y captura contra él. El 28 de Junio, fuerzas militares ocuparon las principales ciudades y los medios de comunicación y detuvieron al Presidente Manuel Zelaya para expulsarlo posteriormente del país.

Roberto Micheletti, presidente del congreso, asumió la presidencia interina y decretó la suspensión de las garantías individuales que se contemplaban en la constitución, además de ordenar un toque de queda de 48h y el corte de la electricidad, las líneas telefónicas e internet en todo el país. Asimismo, el ejército hondureño retuvo (secuestró) durante varias horas a los embajadores de Cuba, Venezuela y Nicaragua.

El 29 de Noviembre de 1009 se celebraron unas elecciones que no contaron con las garantías mínimas de legalidad y a las que no se permitió la asistencia de los observadores internacionales de la Organización de Estados Americanos (OEA) y la Unión Europea (UE). Porfirio Lobo Sosa, del Partido Nacional ganó esas elecciones. Micheletti, antes de dejar el cargo, sacó a Honduras de la Alianza Bolivariana para las Américas. Porfirio Lobo, por su parte, nada más asumir el cargo, ofreció una amnistía para los golpistas.

Manuel Murillo Varela es agredido por militares
durante el golpe de 2009
Durante este gobierno ilegítimo proveniente de un Golpe de Estado, 37 periodistas fueron asesinados en Honduras, y solamente durante esta campaña electoral, 23 miembros del partido Libre han sido igualmente asesinados. Algo de lo que no nos hablan los medios de comunicación en occidente que sin embargo sobredimensionan las violencias de otros países “enemigos” del sistema imperante en el mundo.

El último de estos periodistas asesinados en Honduras fue el camarógrafo Manuel Murillo Varela, de 32 años y miembro del partido Libre. Murillo ya había sido secuestrado y torturado por las fuerzas de seguridad el 2 de febrero de 2010 debido a la gran labor de documentación y seguimiento de todos los sucesos durante el golpe de estado contra Zelaya.

Elecciones Noviembre 2013

Ayer, 24 de Noviembre de 2013, el pueblo hondureño estaba llamado a acudir a las urnas para elegir nuevo presidente de la república. Estas elecciones contaban con la novedad de la irrupción de varias fuerzas políticas nuevas. Entre estas nuevas fuerzas, la más importante era sin duda alguna el Partido Libre, un partido abiertamente de izquierdas encabezado por Xiomara Castro, esposa de Manuel Zelaya. El hecho de que hubiese una amplia diversidad de partidos era una novedad puesto que en Honduras ha reinado siempre un bipartidismo representado por el Partido Nacional (en el gobierno) y el Partido Liberal.

Entre los nuevos partidos que debutaban en estas elecciones se encuentra Alianza Patriótica Hondureña, al frente del cual está Romeo Vásquez Velásquez, el general que en 2009 se negó a repartir las urnas destinadas a la consulta para la asamblea constituyente. En este tiempo Velásquez ha ocupado un puesto como gerente de Hondutel, la compañía hondureña de telecomunicaciones. Accedió a ese cargo el 9 de Marzo de 1010, es decir poco después de la llegada a la presidencia de Porfirio Lobo, y dejó el mismo el 17 de enero de este mismo año.

La jornada electoral comenzó con una fuerte presencia militar en Honduras, incluyendo medios de comunicación, colegios electorales e incluso los hoteles en los que se hospedan periodistas extranjeros y observadores internacionales. Se estima que alrededor de 29000 militares estuvieron en las calles durante el día de ayer.

Poco después del cierre de los colegios electorales, el Tribunal Supremo Electoral (TSE), con un 43% de los votos escrutados daba la ventaja a Juan Orlando Hernández, candidato del Partido Nacional. Inmediatamente, y a pesar de no ser unos resultados definitivos, Hernández se autoproclamaba ganador de las elecciones.

Por otro lado Xiomara Castro hacía lo propio, basándose en las encuestas a pie de urna realizadas en los colegios electorales, las cuales eran claramente favorables a la candidata izquierdista. Poco después denunciaba irregularidades en el proceso electoral al no cuadrar los datos que manejaba el comando de campaña de su partido con los que ofrecía el TSE y declaraba que no reconocería los resultados.

Por su parte, Salvador Nasralla, candidato del Partido Anticorrupción también había denunciado irregularidades en diferentes mesas electorales y aseguraba que no aceptaría los resultados. Diferentes medios denunciaban el acoso al que habían sido sometidos algunos periodistas durante el desarrollo de sus funciones, y las intimidaciones llevadas a cabo por el gran despliegue militar en algunos colegios electorales.

Según se ha denunciado desde el partido Libre, en el momento del anuncio del TSE había alrededor de 1900 actas de mesas electorales que habían sido apartadas a un denominado procedimiento de escrutinio especial, lo que implicaría que son actas que no habían sido incorporadas al sistema. Además denunciaban que sin embargo, habían sido contabilizadas actas por vía escáner de sitios donde el escrutinio aún no había sido concluido. Portavoces del Partido Libre ha calificado de fraude estos hechos.

No ha tardado en entrar en la palestra el verdadero actor principal de la política hondureña: EEUU. La embajadora de EEUU en el país ha dado su bendición al triunfo del candidato del Partido Nacional, obviando todas las evidencias de fraude e irregularidades que estaban surgiendo. Como es costumbre, EEUU maneja los hilos con el fin de mantener gobiernos títeres en los gobiernos de América Latina y obstaculizar el cambio encabezado por una izquierda que por primera vez en años está siendo capaz de unirse y dar voz a los desfavorecidos.

Además ha manifestado orgullosa que la Embajada de EEUU financió las campañas didácticas del TSE didácticas destinadas a enseñar a la gente como se debe acudir a las urnas. Sus palabras textuales han sido: “Financiamos la educación para los votantes. Donde votar, como votar. Que llevar, que no llevar…”

Bandera de EEUU y símbolo del Partido Nacional 
Como detalle simbólico, mencionaré que el emblema del Partido Nacional es una estrella blanca sobre un fondo azul. Algo que se asemeja a las estrellas de la bandera norteamericana y que simbólicamente hace un giño a los verdaderos poderes a los que representa ese partido. Pareciera que esa estrella representa un  estado más del patio trasero que durante tantos años ha sido América Latina para EEUU.

No deben sorprendernos esta sucesión de hechos desde el momento en que un partido gobernante, establecido indirectamente  gracias a un golpe de estado y que controla el TSE, se declara a sí mismo vencedor de las elecciones, contando para ello con unos datos cuya veracidad es muy cuestionable y con las calles y centros de votación tomadas por el mismo ejército que en 2009 protagonizó una asonada contra un presidente elegido democráticamente por el pueblo hondureño.

Habrá que estar atentos a cómo evoluciona esta situación en los próximos días y semanas. De momento el partido Libre ha llamado a defender el triunfo de Xiomara Castro, mientras que otros partidos se suman a las denuncias de fraude electoral. Si finalmente se demuestra el fraude, EEUU habrá demostrado una vez más su poco respeto por la democracia y por los pueblos del mundo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada