viernes, 11 de noviembre de 2016

Trump, periodistas belicistas e hipocresía


Desde la victoria de Donald Trump en EEUU se ha desatado una ola de pánico capitalizada de forma magistral por los medios de comunicación. No entraré a valorar si está o no justificada. Vaya por delante que los autores de este blog tenemos claro que Trump es un machista de manual, un xenófobo recalcitrante y un racista peligroso. Una serie de cualidades, que por otro lado, no son una novedad en la sociedad norteamericana y mucho menos en su clase política. Entre Trump y Hillary  no nos quedamos con ninguno. El primero por lo anteriormente expuesto y la segunda… por lo mismo. Con un discurso maquillado, en la hemeroteca quedan sus declaraciones del pasado.

Pero si hay algo positivo que podría sacar el mundo de lo sucedido en EEUU, quizá sea el apaciguamiento de las crecientes hostilidades a nivel global en las que siempre interviene de alguna forma el imperio yankee.

Y es que, según afirman tanto partidarios como detractores de Trump, el magnate norteamericano guarda buenas relaciones con Putin y ha manifestado su intención de acercarse a Rusia. ¿A quién le puede parecer mal esto? En un momento en el que ambas potencias se enfrentan sobre el terreno en Siria. Los del Este en apoyo de al-Ásad y combatiendo a los terroristas islamistas y los de las barras y estrellas combatiéndolos en Irak tras financiarlos y apoyarlos en Siria. Esto último reconocido por la mismísima excandidata Killary Clinton. Un recrudecimiento de las tensiones entre estos dos países podría acabar en una verdadera catastrofe.

No es que Trump de mucha confianza, pero la mera posibilidad de que eso ocurra debería aliviar a cualquiera. Pues bien, parece que hay un extenso catalogo de “periolistos” a quienes les preocupa que EEUU deje de ejercer de policía del mundo e intervenir a su antojo en cualquier país para hacer y deshacer gobiernos según le convenga. A quienes les preocupa más el derrocamiento de al-Ásad que una hipotética coalición entre Rusia y  EEUU que combata a los terroristas del Estado Islámico y acaben con él de una vez por todas.

Se conoce que en su pensamiento imperialista no conciben que cada país pueda decidir por sí mismo como ha de gobernarse y cuál ha de ser su sistema. Uno no puede dejar de pensar en las noticias que indicaban que la OTAN ha comprado sistemáticamente periodistas europeos para que defendieran las tesis otanistas. La historia y la experiencia ya ha dejado recientemente unos cuantos ejemplos de cómo quedan esos países tras pasar por ellos la apisonadora estadounidense: Afganistán, Libia, Irak, Siria… Muchos se sorprenderían si viesen imágenes de Siria antes de la intervención yankee materializada por sus milicias. Esos que en función de a que lado de la frontera Sirio-Irakí se hallen, son calificados por los medios como “rebeldes” o “terroristas”. O del Afganistán previo al apoyo de EEUU a los talibanes y a un tal Bin Laden.

¿En qué cabeza entra que haya quien prefiera la política belicista que siempre ha seguido EEUU a un eventual apaciguamiento de esa hostilidad imperialista? Me escandaliza escuchar afirmaciones como “La amistad entre Putin y Trump, ¿podría llevarnos a una nueva guerra fría?” en boca de un periodista de La Sexta. ¿Dónde ha vivido ese señor estos últimos años? Ya estamos en una Guerra Fría, y de seguir el mismo guión de la Administración Obama, que a buen seguro iba a continuar “Santa Hillaria mal menor Clinton”, quién sabe dónde podríamos acabar.

O la de otro tertuliano de la citada cadena, que se preguntaba si entonces la política de Trump iba a ser reunirse con dictadores. Alguien debería haberle recordado a ese señor que, mientras pronunciaba esas palabras, el monarca español Felipe VI se disponía a viajar a Arabia Saudí.

Trump es igual de peligroso y dañino para el mundo que los anteriores presidentes de EEUU. ¿Acaso no existe ya un muro en la frontera entre México y EEUU? Por cierto, un muro que se comenzó a construir en la era Clinton. ¿Acaso Obama no ha deportado a más de 3 millones de inmigrantes solamente durante su mandato? Eso supone casi millón y medio más de los que fueron deportados en durante las eras Reagan, Clinton Y Bush juntos.

No seamos hipócritas.

1 comentario:

  1. Eso mismo llevo diciendo yo desde el día que ganó Trump. La gente me mira escandalizada. No me gusta Trump pero la otra iba a seguir al pie de la letra el guión Tecnológico militar. Y cuidado, Hillary lleva 4 años en el poder, ya tiene cuadros de.mando. Trump por lo menos empezará de cero. Asco me dan los dos, pero si Trump llega a un acuerdo con Putin, bienvenido sea, porque Hillary es un autómata. No piensa. No iba a ceder ni un centímetro en política internacional, plantando bases de la OTAN hasta en los Urales. En cuanto a lo de los tertulianos....corrupción mental pura y dura! El racismo en Usa ha sido siempre propio de los dos partidos, sin excepción, que salga Hilary en un concierto con Jennifer López significa que no es racista, verdad? Que los americanos se traguen eso....bueno...pero que el resto nos lo traguemos es preocupante! Felicitaciones a todos los del blog. Me encanta por los temas que tratan y por lo bien documentado que está!!! Ojalá esto último lo hicieran todos los medios de comunicación!

    ResponderEliminar