sábado, 16 de febrero de 2013

El Comandante vive aunque le pese a la oposición



El tiempo ha demostrado una vez más que todo lo que se ha estado publicando desde los medios dirigidos desde Miami y desde España no eran más que viles mentiras para intentar desestabilizar la Revolución Bolivariana. Las fotos difundidas ayer lo demuestran sobradamente. En ellas aparece el Comandante Hugo Chávez acompañado de sus dos hijas leyendo el Granma y con una gran sonrisa en la boca.

Intentaron hacernos creer por todos los medios posibles que el Comandante estaba muerto. Medios de comunicación que se suponen serios como “EL PAIS” dieron crédito a las informaciones publicadas por un conocido médico opositor residente en Miami que decía que Chávez estaba intubado y al borde de la muerte. Y eso a pesar de que dicho médico ha demostrado en más de una ocasión su poca credibilidad y falta de ética. Es el mismo que ya dio por muerto a Fidel Castro hace unos años.

Esos medios de comunicación que se dicen “democráticos” son los mismos que intentan echar abajo todos los logros sociales en aras de la igualdad que la Revolución Bolivariana viene desarrollando con éxito desde la llegada al poder del Presidente Chávez. Son los mismos que en 2002 apoyaron sin tapujos el golpe de estado que intentó derrocar a un gobierno apoyado por una amplísima mayoría del pueblo.

En aquella ocasión el pueblo venezolano demostró su fortaleza recobrando lo que era suyo y destapando el complot planeado por las oligarquías del país con apoyo de los EEUU. Y ahora, al igual que entonces, han demostrado su incondicional apoyo al presidente en todo momento sin dejarse engañar por la propaganda envenenada.

Los actos y declaraciones de la oposición liderada por Henrique Capriles son patéticos y rayan el absurdo. Desde el jueves un pequeño grupo de estudiantes permanece acampado frente a la embajada de Cuba en Caracas, según ellos exigiendo soberanía y conocer “la verdad” sobre el estado de salud del Presidente. Debe ser que la verdad no les gusta ya que no es la verdad que a ellos les hubiese gustado.

Cabe recordar que Capriles ya fue detenido durante el golpe de estado de 2002 mientras asaltaba la embajada Cubana. Como vemos no es trigo limpio y una vez más la oposición recurre al juego sucio y a la mentira para lograr sus propósitos llevando la contraria a la decisión soberana del pueblo venezolano.

Pero deben saber que nada de lo que hagan les dará resultado. Su credibilidad está por los suelos y tanto desde Venezuela como desde amplios sectores del resto del mundo siempre surgirán mensajes de apoyo a Chávez y a la Revolución Bolivariana que a tanta gente está inspirando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada